martes, 10 de agosto de 2010

El amaranto podría frenar el crecimiento de células tumorales

martes 10 de agosto de 2010
El amaranto podría frenar el crecimiento de células tumorales


AGENCIA CYTA - INSTITUTO LELOIR
Un equipo de científicos incrementó en el laboratorio la capacidad de las proteínas de las semillas de amaranto para inhibir el crecimiento de células tumorales. Este estudio, realizado por investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y del CONICET, podría impulsar el diseño de alimentos funcionales que apuntan a prevenir enfermedades como el cáncer.

Mediante el empleo de enzimas, investigadores del Conicet y de la Universidad Nacional de La Plata lograron aumentar la capacidad que tienen las proteínas de las semillas de amaranto para inhibir el crecimiento de las células tumorales. Así lo demostró un estudio que fue destacado por un jurado que evalúo todos los trabajos presentados en las “II Jornadas Internacionales sobre Avances en la Tecnología de Películas y Coberturas Funcionales en Alimentos”, celebradas los días 17 y 18 de mayo pasado en la Fundación Instituto Leloir (FIL) bajo el patrocinio del Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo.


“Este tipo de aislados proteicos podría ser utilizado para la formulación de alimentos funcionales, luego de cumplir con todos los pasos requeridos para exhibir un alegato de salud, con el fin de contribuir a la prevención de enfermedades como el cáncer”, indicó la autora principal del estudio la doctora María Cristina Añon, responsable del grupo de proteínas del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA) de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y del CONICET. Y agregó: “El amaranto es un vegetal reconocido por viejas culturas americanas desde épocas remotas. Fue utilizado como alimento por las civilizaciones maya, azteca e inca. Antes de la conquista española ocupaba el tercer lugar en la producción de granos de los aztecas luego del maíz y los porotos. Estas civilizaciones lo usaban no sólo como alimento sino también en sus ceremonias religiosas, motivo por el que fue prohibido su cultivo luego de la conquista de América por los españoles”.


De acuerdo con la doctora Añon, que también se desempeña como docente de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP, las pequeñas semillas de amaranto contienen entre el 15 y el 17 por ciento de proteínas que son de muy buena calidad nutricional. “Estudios nuestros y de otros laboratorios, en especial llevados a cabo en México, han demostrado que las proteínas de semillas de amaranto poseen distintas propiedades biológicas. Son antioxidantes, antihipertensivas, antitumorales y anticolesterolémicas”, subrayó.


Actividad antitumoral

Si bien existen diversas especies de amaranto, Añon y sus colegas de la UNLP realizaron estudios con las especies Amaranthus hypochondriacus y Amaranthus mantegazzianus. “Luego de la degradación –lograda por el empleo de enzimas-, las proteínas de amaranto demostraron la existencia de péptidos con capacidad para inhibir el crecimiento de células tumorales”, señaló a la Agencia CyTA la doctora Añon.


A esas conclusiones llegó el equipo de investigación, luego de realizar un estudio antitumoral in vitro en el que se emplearon cuatro líneas celulares de diferente origen y característica tumoral. “El aislado proteico se agregó al medio de cultivo de las células y luego de 24 horas de incubación se determinó el número de células”, explicó Añon. Y continuó: “Dos de las cuatro líneas celulares tumorales eran de origen humano, una de rata y la otra de ratón. Dependiendo de la concentración del aislado proteico se observó la inhibición de la proliferación o la inducción a la muerte de esas células cancerosas.”


Actualmente se están realizando estudios in vivo, con resultados muy alentadores, en los que se busca determinar el potencial efecto antitumoral de las proteínas de amaranto en modelos de cáncer colorrectal en ratones, destacó Añon. Y concluyó: “Además de profundizar el alcance de este estudio presentado en las jornadas internacionales, en nuestro laboratorio se desarrollan investigaciones sobre la actividad antihipertensiva, antioxidante, antitrombótica e inmunomoduladora de las proteínas de amaranto.”


Las “II Jornadas Internacionales sobre Avances en la Tecnología de Películas y Coberturas Funcionales en Alimentos” fueron organizadas bajo el patrocinio de CYTED, con el apoyo del CONICET y el auspicio de la Fundación Instituto Leloir. También auspiciaron el evento el Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (UNLP-CIC-Conicet), el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, y el Instituto del Frío del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición de España.


Foto: Ciencia - Las pequeñas semillas de amaranto contienen entre un 15 y un 17 por ciento de proteínas que son de muy buena calidad nutricional. / Autor: Markus Hagenlocher

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión nos interesa, dejá tel y mail

Archivo del blog